Historia de Lerma

Lerma ocupa un lugar estratégico a orillas del río Arlanza, por lo que a lo largo de la historia se ha convertido en cruce de caminos.

El momento histórico más destacado de esta villa está vinculado a la presencia del Duque de Lerma, quien tras el traslado de la corte de España a Valladolid en 1601, trató de crear una corte propia en Lerma.

Durante 20 años a principios del siglo XVII, Lerma tuvo su gran desarrollo patrimonial coincidiendo con la época en que el Duque de Lerma fue valido del rey Felipe III.
En dicha época, a Lerma llegaban artistas y personajes relevantes, y se celebraban banquetes y fiestas en honor de los Reyes de España.

Su caída del poder y su conversión en cardenal para evitar la persecución, llevó al duque de Lerma a refugiarse en la villa burgalesa hasta su muerte en 1625.

Arco de la Cárcel en Lerma en Burgos

Poco después inició su declive este pueblo que llegó a tener hasta seis monasterios.

Ahora cuando visites Lerma encontrarás un núcleo histórico con un gran patrimonio reflejo de esa época de pujanza.

La mejor forma de visitarlo es apuntándote a las visitas guiadas que organiza la oficina de turismo.